Monumentos

CASA CONSISTORIAL

Se compone a su vez de dos edificios de distinta altura y época.

Vista desde la calle, la fachada derecha (siglo XVI) consta de un primer cuerpo con un arco de medio punto, de rosca muy marcada, descentrado, que comunica con la plaza; un segundo cuerpo alto y macizo, a excepción de los dos balcones de arcos rebajados, se remata con una cornisa de bolas, estilo Reyes Católicos, que marca el tránsito al coronamiento de la galería de arquillos rebajados con alero de ladrillo tallado.

La fachada de la izquierda (XVIII), presentaba un cuerpo único con puerta en un extremo y sobre ella soles de ladrillo tallado con florones barrocos (en la remodelación del siglo XX se incrementó el número de puertas y ventanas). El remate con galería de ventanas de arquillos de medio punto triple, sobre un friso de soles.

La fachada que da a la Plaza de los Fueros, engloba los dos edificios y posee uniformidad estilística; tiene un pórtico de arcos pilares con pilastras en el primer cuerpo, cinco balcones con dos escudos en el segundo, y ventanas de arcos rebajados entre pilastras en el remate.

CASA MURUZABAL

Conocida popularmente de esta manera, es una construcción de propiedad privada que aglutina a dos palacios del siglo XVIII.Casa Muruzabal

Presenta dos cuerpos de ladrillo, el superior con balcones y escudo del mismo siglo, muy maltratado; se corona con galería de arquillos de medio punto inscritos en marcos semicirculares y rectangulares, a un ritmo de dos a uno.

Se conserva en su interior la caja de una antigua escalera, hoy fraccionada en pisos, con cúpula elíptica, de trazado semejante a la de la Ermita de la Virgen del Yugo, que apea en arcos triples sobre pilastras.

ERMITA DE LA VIRGEN DEL YUGO

Cuenta igualmente la tradición que fue en el mismo lugar donde se apareció María, donde se construyó una ermita.
Vista de la ermita de la Virgen del Yugo
El lugar es un punto muy estratégico a las puertas de las Bardenas y uno de los puntos más altos de Arguedas (491 metros), se encuentra a unos 5 kilómetros del pueblo, y se accede por una renovada carretera local con buen firme.

La actual ermita se construyó en el siglo XVII.

El edificio fue comenzado en estilo gótico-renacentista por el arquitecto Pedro de Arrese, construyéndose la nave con tres tramos cubiertos por bóvedas estrelladas y el coro alto a los pies.

A partir de 1677, ya bajo la dirección de Pedro de Aguirre, se continúa construyendo el crucero, con brazos planos cubiertos por bóvedas de cañón con lunetos y cúpulas sobre pechinas, culminándose la clave de la cúpula con la talla de un ángel.

Igualmente se construyó la sacristía, adosada a la cabecera, y el camarín en la zona posterior de ésta. Dicho camarín fue decorado en el siglo XVIII con diversas pinturas al fresco, narrándose en los muros escenas de la Virgen, Santa Ana y San Joaquín, el Cristo muerto, la Anunciación, La Aparición de la Virgen del Yugo, San Estéban, San Lorenzo y la Huida de Egipto, mientras que el techo simula un cielo cubierto salpicado por ángeles y símbolos marianos diversos, todo ello de estilo popular.

El exterior es de ladrillo sobre basalto de piedra, en el lado del Evangelio el sillar llega hasta medio muro, lo que hace sospechar los restos de una construcción anterior. Destacados contrafuertes apoyan los muros, que culminan en una galería de arquillos ciegos.

Ermita de la Virgen del Yugo de la fachada principal destaca una gran portada de sillar con arco rebajado en medio de un muro de ladrillo.Vista de la ermita de la Virgen del Yugo

En la parte superior se presentan cuatro pilastras de orden gigante, que sostienen el entablamiento, ocupándose los espacios intermedios con ventanas en tres pilastras coronadas por frontones triangulares con remate de bolas; la central está cubierta, mientras que en las laterales se abren hornacinas que albergan las esculturas de San Estéban y Santa Bárbara, Patronos de la parroquia, talladas en 1743 por el artista de Cascante Don Joseph Serrano en piedra de alabastro, las mismas fueron sustituidas por deterioro, por las esculpidas por Antonio Loperena en 1968 en piedra campanil.

La fachada se remata por una espadaña sobre un basamento con óculo central.

En su interior encontramos tres retablos: el Retablo Mayor presidido por el retablo de la Virgen del Yugo, de estilo barroco y construido hacia 1670-1680, y los retablos de los brazos del crucero: el retablo de San Gregorio Ostiense de finales del siglo XVII, y el retablo de San Roque de finales del siglo XVII.

De los muros del templo cuelgan varios lienzos barrocos de calidad mediana: uno de Santa Eufemia, uno de San José y el Niño, uno de la Virgen del Carmen con las ánimas del purgatorio y uno de la Virgen del Yugo.

ERMITA DE SAN MIGUEL

La ermita de San Miguel es el edificio religioso más antiguo que se conserva en Arguedas. Las primeras referencias halladas sobre esta construcción datan de principios del siglo XVI.Vista de la ermita San Miguel

Construida al estilo renacentista, cuenta con una sola nave cubierta por una bóveda de medio cañón; la cabecera pentagonal es coronada por una bóveda estrella decorada con medallones. A los pies de la nave, sobre la puerta de acceso se eleva el coro.

Las obras religiosas que albergaba la ermita de San Miguel, fueron trasladadas en el año 2006 a la Iglesia de San Esteban, para proceder a realizar una restauración total de la ermita, debido al mal estado de conservación del edificio.

En la actualidad esta ermita se ha adecuado como Espacio Cultural “La Capilla”.

enlace al Blog:            http://enlacapilla.com

email:                            lacapilla.arguedas@gmail.com

IGLESIA PARROQUIAL DE SAN ESTEBAN

Desde 1084 se tiene constancia de la existencia de una iglesia dedicada a San Estéban pero después de varias obras y diferentes administraciones, en 1560 se construyó por Joan de Ancheta, el templo actual. Joan muere antes de concluir la obra y la torre quedó sin hacer así que fue su hijo Martín de Ancheta, entre 1608 y 1612 quien la levanta y concluye la obra.

El edificio se construyó casi con orientación Norte-Sur; la actual entrada se encuentra en el muro sur.Vista de la iglesia San Esteban

La iglesia es un edificio de considerables dimensiones y altura, de estilo Reyes Católicos, estilo de transición entre el gótico y el renacentista. El exterior presenta muros con basamento de piedra y el resto de ladrillos bien trabajados, que son atravesados verticalmente por potentes contrafuertes cúbicos. En el muro se distribuyen rítmicamente ventanas abocinadas de medio punto y todo el perímetro se culmina con una galería de arquillos dobles ciegos.

El templo se compone de nave única con dos tramos, crucero, cabecera pentagonal y coro alto a los pies. Las bóvedas son estrellas de nervios mixilíneos, de dibujo diferente en cada tramo, destacando por su belleza de figuras geométricas del crucero y capilla mayor. Todos los nervios apean sobre ménsulas platerescas de yeso, algunas policromadas, con temas figurativos simétricamente dispuestos, las naves donde se cruzan los nervios de las bóvedas, se hallan ornamentadas con florones y medallones con cabezas, contribuyendo a crear un efecto de riqueza en el interior.

En los laterales de la nave, existen tres capillas. en el siglo XVII, se construyó la capilla bautismal, situada a los pies de la nave, es de planta cuadrada y bóveda de arista.

A cada lado del tramo central de la nave se encuentran las capillas más recientes. La decoración se compone de un arco de medio punto con friso de serafines y Padre Eterno en el frontón del remate; en sus enjuntas se albergan dos fondos con sendos bustos masculinos, glorificados y elevados por ángeles.

Son varios y majestuosos los retablos que se encuentran en su interior. Preside el templo el Retablo Mayor (estilo rococó); en los lados del crucero hay en total 4 retablos simétricos en composición y estética.

En el lado del Evangelio, se encuentra el retablo de la Inmaculada (estilo prechurrigueresco); a continuación de éste se encuentra el retablo del Corazón de Jesús (rococó), en el lado de la epístola, simétrico y de estructura idéntica a este retablo, se sitúa el Retablo del Crucificado.

Junto a este último retablo y justo en frente del de la Inmaculada, se halla el Retablo prechurrigueresco de San Isidro.

Por último en la capilla de la Virgen del Rosario, encontramos un excelente retablo, el Retablo de La Virgen del Rosario obra del bajo renacimiento.